lunes, 28 de mayo de 2012

EMILIO FERNÁNDEZ


Actor, Director, Productor de cine

Emilio Fernández Romo (Mineral del Hondo, Coahuila, México, 26 de marzo de 1904– Ciudad de México, 6 de agosto de 1986), fue un destacado director, actor y productor de cine mexicano muy conocido por el mote de El Indio, gran artífice y genial protagonista de la Época de Oro del cine mexicano. 

Hijo de Fernando Garza, inmigrante español que se casó con su madre, india Kikapú, desempeñó desde temprana edad actividades diversas. 

Fuertemente influenciado por su padre, coronel del Ejército, ingresa en el Colegio Militar del Ejército Mexicano, hasta alcanzar también el grado de coronel. Abandonó el colegio para servir en la Revolución mexicana a las órdenes de Adolfo de la Huerta con el grado de teniente coronel de caballería. Posteriormente, participó en la fallida rebelión delahuertista contra Álvaro Obregón en 1924. Adolfo de la Huerta salió del país rumbo a los Estados Unidos; mientras que Emilio era detenido y conducido a la prisión, donde permaneció 8 meses. Consiguió escapar y decidió seguir los pasos de su líder, quien entonces se desempeñaba como profesor de música y canto. Se empleó en Estados Unidos como lavaplatos, mozo, ayudante diverso y finalmente como bailarín y extra en Hollywood. Consiguió incluso convertirse en doble de algunas figuras del cine en escenas peligrosas. En la segunda mitad de los años 30, el Presidente de aquel entonces, Lázaro Cárdenas del Río otorgó la amnistía a los "Delahuertistas", por lo que decidió regresar a México. 

No obstante un evento marcó su vida al conocer el trabajo del gran cineasta ruso Sergéi Eisenstein, la obra inconclusa ¡Que viva México!, durante su residencia en Estados Unidos. A su regreso a México tuvo que ganarse la vida desempeñando nuevamente diversos oficios hasta conseguir un papel en la película Cruz Diablo dirigida por Fernando de Fuentes, a quien posteriormente asistiría en Allá en el Rancho Grande; después logró el papel protagónico de Janitzio, que se convirtió en una especie de reiteración en sus obras posteriores. Hacia 1941, consigue el apoyo suficiente para convertirse en director siendo Clipperton, la isla de la pasión (protagonizada por David Silva) su primera película. Por el año 1943 integra un exitoso equipo, a partir del cual logró rodar sus más exitosos filmes de su carrera como director. Su primera obra Flor Silvestre conjuga los aspectos de fotografía (Gabriel Figueroa), argumento (Mauricio Magdaleno), actores (Dolores del Río y Pedro Armendáriz), dirección (él mismo) y música (Trío Calaveras), bajo una fórmula que muy pronto rinde frutos. Posteriormente dirigiría la película que es su obra maestra: María Candelaria, rodada casi bajo la misma fórmula y con enormes similitudes con Janitzio. El filme rápidamente eleva su posición al grado de recibir el Gran Premio de la Crítica (exaequo) del Festival de Cannes, colocándose al nivel de otras importantes producciones mundiales. Posteriormente el filme fue galardonado internacionalmente. La perla es otro ejemplo del éxito avasallador al ser distinguida en 1947 con el premio de mejor fotografía y mención honorífica como "Mejor contribución al progreso cinematográfico" en el Festival de Venecia, dicha cinta también recibió el Ariel de Plata a la mejor película, a la mejor dirección, al mejor actor masculino y mejor fotografía, amén de también haber sido premiada por la Asociación de Corresponsales Extranjeros en Hollywood y recibido un premio a la mejor fotografía en el Festival de Madrid. En el caso del filme Río Escondido fue acreditado como ganador en el Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary, a la mejor fotografía. 

La misma suerte corre Pueblerina en el festival checoslovaco al repetir el premio a mejor fotografía y llevando como protagonistas al entonces desconocido "extra" Roberto Cañedo y a la primera actriz Columba Domínguez, quien entonces era pareja del "Indio". Con Salón México -filme donde aborda por primera vez la temática urbana- consiguió nuevamente el primer premio a la mejor fotografía en el Festival de Bruselas en 1948. Otro filme que fue laureado con un premio es La red, estelarizada por la actriz italiana Rossana Podestá el cual pese a ser un fracaso rotundo de taquilla, fue premiado en el Festival de Cannes, como la mejor historia narrada en imágenes. 

 Ya finalizando la década de 1950 y comenzando la de 1960, el gusto por los trabajos de Fernández no encuentran la misma respuesta inicial, en razón quizá de que una gran parte de los actores de la Época de oro desertan para retirarse del medio, otros han muerto y la imagen de México hacia el mundo comienza a concebirse más policromática, más extensa y más problemática. Lo que deja de lado la apreciación siempre artística que el "Indio" vertía en sus obras que fueron siempre magistrales. Sin embargo aún consigue -como profeta en su tierra- que el filme Pueblito logre otro galardón en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, España en 1961. Sus incursiones como director se hacen esporádicas y mal pagadas, pero por el contrario, sus actuaciones en Hollywood y México lo mantienen en boga. Cerca de las postrimerías de la década de 1970 protagonizó un escandaloso homicidio accidental, por el cual fue recluido en prisión y fue puesto en libertad posteriormente. 

Sin abandonar su pasión -el cine-, intentó escribir nuevos guiones, pero fue objeto de campañas de descrédito a su persona, que propiciaron su declive. 

Murió a causa de un infarto al corazón en su casa de Coyoacán, Ciudad de México, dejando un legado cultural invaluable. Su muerte marcó el rumbo del cine mexicano, al quedar éste en una posición de baja calidad y sin futuro. Le sobreviven su hija Xóchitl Fernández De Valois, hija de su esposa Gloria De Valois Cabiedes y Adela Fernández, hija de Gladys Fernández, aceptada como hija por Columba Domínguez. Ganador del premio Ariel en múltiples ocasiones, contribuyó en gran medida al despliegue de las imágenes de México por todo el mundo. 

Enamorado apasionado del arte mexicano y de sus escenarios naturales, mostró siempre en sus filmes todos los aspectos tradicionales del pueblo y sobre todo del ambiente rural mexicano. Personaje de recia personalidad mostró ser un icono del legendario "Macho mexicano" a la par de Pedro Armendáriz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario