jueves, 14 de junio de 2012

F. MURRAY ABRAHAM


Actor

Fahrid Murray Abraham (Pittsburgh, Pensilvania; 24 de octubre de 1939), conocido como F. Murray Abraham, es un actor estadounidense de ascendencia siria e italiana, ganador de los premios Óscar y Globo de Oro. 

Nació en Pittsburgh, Pensilvania. Hijo de Josephine, una ama de casa, y Fahrid Abraham, un mecánico de coches. Su padre era un cristiano asirio, que emigró de Siria durante la hambruna de 1920. Su abuelo paterno fue un cantor en la Iglesia Ortodoxa Siria. 

La madre de Abraham fue la hija de un inmigrante italiano que trabajaba en las minas de carbón de Pensilvania. Abraham se crió en El Paso (Texas), cerca de la frontera con México, donde fue miembro de una pandilla durante su adolescencia. Desde 1962 está casado con Kate Hannan, con quien tiene dos hijos. 

Estudió dos años en el Texas Western College (conocida en la actualidad como la Universidad de Texas en El Paso), donde recibió una mención especial de la sociedad de honor del Alpha Psi Omega (ΑΨΩ), por su interpretación en Comanche Eagle, durante la temporada 1959-60. Participó en varias obras universitarias y acabó viajando a Nueva York para especializarse en interpretación, teniendo como profesora a la prestigiosa actriz Uta Hagen. 

Debutó en el teatro profesional con la obra de Ray Bradbury, Remedio para melancólicos, y poco a poco fue apareciendo en series de televisión como Kojak y en cine, donde lo situaron dentro de la corriente de títulos fundamentados en el concepto de liberalismo americano, que aún estaba vigente en la primera mitad de la década de 1970. Sus apariciones en aquel periodo (Serpico (1973), La pareja chiflada (1975) o Todos los hombres del presidente (1976)), partían de este modelo ideológico. Estos trabajos no convirtieron a Abraham en un intérprete reconocido por el gran público. 

Pero su trabajo en la publicidad, en donde disfrazado de racimo de uvas participó en una serie de spots de la marca de ropa interior masculina Fruit of the Loom, sí que logró que los espectadores se quedasen con su cara. Su gran oportunidad le llegaría de la mano de Milos Forman con Amadeus, película por la que fue galardonado con el Óscar al mejor actor en 1984. Aunque la película a priori remite a la figura del compositor Wolfgang Amadeus Mozart (interpretado por Tom Hulce), el protagonismo está compartido con Antonio Salieri, músico italiano que pasó la mayor parte de su vida en la Corte Imperial de Viena, para la que fue compositor y Maestro de capilla, y que podría haber plagiado parte de la obra del autor. La imagen del músico italiano que ofrece Abraham no difiere en demasía de otra personalidad del siglo XIV, el inquisidor Bernardo Gui, al que da vida en El nombre de la rosa (1986). 

En el rodaje de este film comenzó a labrarse fama de actor difícil, el realizador Jean-Jacques Annaud le definió como un actor egocéntrico que se consideraba más importante que nadie porque él tenía un Óscar en su estantería. En ese momento, Sean Connery aún no había ganado el suyo por Los intocables de Elliot Ness. El nombre de la rosa fue un éxito pero acabó encasillando a Abraham en los personajes siniestros. Un encasillamiento motivado por un físico muy concreto (raíces sirioitalianas), del que, sin embargo, ha sabido desprenderse en su vertiente televisiva, como lo prueban sus recreaciones de Abraham Lincoln, Tommaso Buscetta, Cyrano de Bergerac o Al Capone. Al margen de sus trabajos en el cine, Abraham ha logrado éxitos en teatro, actuando en producciones de la Royal Shakespeare Company y del Off-Broadway como A Life in the Theatre, Angels in America: A Gay Fantasia on National Themes, Tío Vania o El mercader de Venecia. Sus últimos trabajos han sido en series como Salvando a Grace (2009), Law & Order: Criminal Intent (2010), The Good Wife (2011, 2012) o Blue Bloods (2012). Esporádicamente ha trabajado en el cine, le hemos visto en coproducciones españolas como El puente de San Luis Rey y En busca de la tumba de Cristo, y también en italianas como Perestroika, Barbarossa o en la cinta de Giancarlo Giannini, I Looked in Obituaries. Además de su carrera como actor, F. Murray Abraham también es profesor de arte dramático en el Brooklyn College y en la Universidad de Nueva York. 

 Después del Óscar, Abraham dio un "bajón" en su carrera, denominado como La maldición de los Óscar (Oscar Jinx), fenómeno vinculado con el hecho de ganar un Óscar y no mantener una trayectoria de alto nivel. 

Según el crítico de cine Leonard Maltin, es mencionado en los círculos de Hollywood como El síndrome de F. Murray Abraham. Abraham rechazó esta idea en una entrevista: El Óscar ha sido el evento más importante de mi carrera. 

He cenado con reyes, he compartido gastos con mis ídolos, he dado clases en Harvard y Columbia. Si se trata de un mal de ojo, que me den dos. 

En la misma entrevista, Abraham añadió: 

Aunque he ganado el Óscar, aún puedo coger el metro en Nueva York. Y nadie me reconoce. Algunos actores encuentran esto desconcertante. Yo lo encuentro refrescante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario