domingo, 12 de agosto de 2012

HARRISON FORD


Harrison Ford (n. Chicago, 13 de julio de 1942) es un actor estadounidense de cine y televisión. Debe su notoriedad a su colaboración con el guionista, productor y director George Lucas, que fue el primero en darle la posibilidad de consagrarse como actor. Sus papeles de Han Solo en la trilogía original de Star Wars y de Indiana Jones lo elevaron al nivel de estrella internacional. Aunque un fracaso inicial en taquilla, la película de Ridley Scott Blade Runner, donde desempeña el papel del cazador de replicantes Rick Deckard, terminó convirtiéndose en una película de culto de la ciencia ficción. Con más de cinco mil seiscientos millones de dólares recaudados en todo el mundo por sus películas, Ford es el actor con mayores ingresos en taquilla de la historia.

 En 1998 fue elegido, con cincuenta y seis años, el hombre vivo más sexy del mundo por la revista estadounidense People, y en 1995 por la británica Empire como uno de los cien actores más sexy de la historia (en el puesto 15). Mundialmente famoso por sus papeles en películas de acción y aventuras, fue galardonado con el premio Cecil B. DeMille en reconocimiento a su trayectoria cinematográfica en la gala de los Globos de Oro de 2002 y con el César honorífico al conjunto de su carrera en 2010; en 1994 la National Association of Theatre Owners le otorgó el título de «Estrella del siglo del box-office».

 Además de las distinciones personales recibidas, seis de las películas en las que trabajó figuran en el National Film Registry, y cinco están clasificadas en el «top 100» del American Film Institute. Ha puesto su notoriedad al servicio de la conservación de la naturaleza y de la preservación del medioambiente, sensibilizando particularmente sobre la situación crítica de deforestación de los bosques tropicales. Harrison Ford nació durante el verano de 1942 en Chicago, hijo de padre católico, Christopher Ford, y madre judía, Dorothy Nidelman. Su abuelo paterno, John Fitzgerald Ford, era un irlandés católico y su abuela, Florence Veronica Niehaus, alemana. Sus abuelos maternos, Harry Nidelman y Anna Lifschutz, eran inmigrantes judíos procedentes de Minsk (Bielorrusia). Su madre fue actriz de radio, antes de dedicarse a su hogar, y su padre directivo de publicidad y ocasionalmente actor de radio como su esposa.

Harrison y su hermano Terrence, nacido en 1945, crecieron en el seno de una familia de clase media.7 Christopher y Dorothy Ford educaron a sus hijos basándose en la combinación de sus respectivas convicciones religiosas y culturales. En la actualidad, cuando le preguntan cuál es su religión, responde con humor: «demócrata».También dice que se siente «irlandés como persona pero judío como actor». 
 Ford, al que sus amigos llaman «Harry», es admitido en la East Maine Township High School (Illinois) en 1956. Alumno medio,participa sin embargo en toda clase de asociaciones en el seno del centro: presidente del club de ciencias sociales, miembro del club de maquetas ferroviarias, representante del club de escolares y delegado de clase.14 En este período también se produce su primera actuación pública como la voz de la radio del colegio,que acababa de ser creada. Por otra parte, también se integra en la compañía de baile de la escuela así como en el equipo de gimnasia durante un breve período. Tras obtener su diploma, en 1960 deja el instituto, y se incorpora, presionado por sus padres, en el Ripon College, en Wisconsin. Allí forma parte de la fraternidad «Sigma Nu», y estudia literatura inglesa y filosofía, pero sus resultados dejan mucho que desear. En el tercer año, este mal estudiante se apunta a cursos de arte dramático, pensando que así tendría una oportunidad de obtener fácilmente unas buenas notas. Es durante este período cuando Harrison sabe lo que quiere hacer en lo sucesivo de su vida profesional. En 1964, a tres días de la entrega de diplomas, sabe que no obtendrá el suyo a causa de sus repetidas ausencias. Entonces vuelve a Illinois con un sentimiento de vergüenza y humillación.

 A pesar de su escepticismo ante el camino escogido por su hijo, sus padres le animan a seguir. Sabiendo que no es Wisconsin donde podrá lanzar su carrera, Harrison decide irse a Hollywood con Mary Marquardt, una actriz que conoció durante sus años universitarios y con la que se casaba en 1964.

 Ya en California, inicialmente tiene dificultades para conseguir papeles, pero después de una serie de cástines sin resultados, recibe una propuesta de la Columbia Pictures para firmar un contrato de 150 dólares a la semana para hacer pequeñas apariciones en la televisión. Durante este período, Ford escapa por poco de la muerte tras un accidente de automóvil al perder el control de su vehículo y estrellarse contra un poste. Su cicatriz en la barbilla, uno de sus signos distintivos, es una secuela de este acontecimiento. Finalmente en 1966, aparece por primera vez en la gran pantalla en Ladrón y amante con James Coburn, en un papel que no le da derecho a aparecer en los créditos. El mismo año, se libra de una citación para acudir a la Guerra de Vietnam simulando locura Para ello, les escribe una carta pseudofilosófica a las autoridades para explicar las razones de su acto. En 1967 consigue su segundo papel, también sin aparecer en los títulos de crédito, en la película Luv... quiere decir amor (Luv). Finalmente aparece en La cabalgada de los malditos (A Time for Killing), el mismo año, en la que su nombre figura por primera vez en pantalla, aunque bajo el nombre de «Harrison J. Ford» para diferenciarle del antiguo actor de cine mudo que tiene su mismo nombre.A pesar de estos pequeños papeles, la familia Ford no se inunda precisamente en millones, lo que en ese momento es especialmente problemático ya que Mary da a luz a su hijo Benjamin. El actor acepta mal los pequeños papeles que la Columbia le destina y la imposibilidad de expresar su capacidad interpretativa y su personalidad. El estudio rompe su contrato bajo pretexto de su falta de carisma y a causa de sus constantes observaciones sobre la pobreza de los guiones que le ofrecen. Él admite hoy no haber sido muy cooperativo con el estudio, pero considera que esa arrogancia fue la que le permitió creer en su carrera y esconder su timidez, que hasta entonces estaba a punto de hacerle abandonar el camino que había decidido tomar Poco tiempo después firma con la Universal Pictures, con la que consigue pequeños papeles en series como El virginiano (The Virginian) o Ironside. Pero sus pequeñas apariciones no son suficientes para mantener las necesidades de su familia, por lo que busca una alternativa a su trabajo de actor. 

 Efectuando trabajos en su casa, Ford decide repentinamente hacerse carpintero. Renuncia a convertirse en actor y aprende a trabajar la madera a través de los libros que pide prestados en la biblioteca local. Encuentra su primer trabajo en las obras en un estudio de grabación para el compositor Sérgio Mendes. En paralelo con su nuevo oficio, acepta cualquiera de los pequeños papeles que le ofrecen en el cine —Zabriskie Point en 1970— o en series televisivas —The F.B.I. en 1969 o La ley del revólver (Gunsmoke) en 1972—. Durante este período Mary da a luz a su segundo hijo. En el curso de sus encuentros, Ford se hizo amigo de Fred Roos, director de reparto de la Universal, para el que hace trabajos a menudo.

Mientras trabaja en unas obras para los Estudios Goldwyn, Fred Roos le presenta a un joven realizador todavía desconocido: George Lucas. Este encuentro es determinante para su carrera de actor. George Lucas. En 1972, George Lucas le propone el papel del apasionado de la velocidad Bob Falfa en su próxima película, American Graffiti. Harrison acepta porque considera el papel suficientemente importante para implicarlo en el posible éxito de la película. Para rodar sus escenas debía cortarse el pelo, pero temiendo no poder afrontar con ese aspecto posibles ofertas de rodaje que pudieran ofrecerle posteriormente, le sugiere a George Lucas ataviar a Bob Falfa con un sombrero vaquero. La película se estrena durante el verano de 1973 y recauda más de veintiún millones de dólares durante su primera distribución en cines. A pesar de este éxito, Harrison recupera su actividad de carpintero porque el salario de 600 dólares que recibe por el rodaje de esta película, es insuficiente para hacer vivir a su familia. Sin embargo, hace que su motivación para intentar hacer carrera en el cine se reanime. Ford recupera pues su trabajo aceptando otros pequeños papeles. Después de realizar unas obras en la oficina de Francis Ford Coppola, recibe la propuesta de un papel por parte de este último en su película La conversación, con Gene Hackman como estrella. Debía representar el papel de Mark, pero, en el último momento, Frederic Forrest consigue el papel; Ford, que desempeña finalmente el personaje de Martin Stett, está furioso por este hecho… Sin embargo gracias a este papel, el joven actor comienza a hacer hablar sobre él en Hollywood. Hasta 1976 consigue algunos papeles para la televisión y ve con agrado como se incrementaba su actividad. Durante unos trabajos en casa de George Lucas, éste le pide que colabore con él dando réplica a los actores en el casting para su próxima película, pues no desea hacerle a Harrison una audición ya que quiere trabajar con nuevas caras.36 Pero después de algunas réplicas, Lucas decide que ya tiene actor para el papel de Han Solo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario