martes, 14 de agosto de 2012

HERVÉ VILAR


Cantante

René Villard (París, Francia; 24 de julio de 1946), más conocido por su seudónimo Hervé Vilard, es un cantante francés. Destacó internacionalmente con su éxito más conocido, la canción «Capri c'est fini» ('Capri se acabó'). 

 Hijo de una humilde vendedora de violetas y partituras de nombre Blanche (originaria de Dordogne) y que trabajaba a las afueras del Théâtre des Variétés, René Paul Hervé Villard nació en París el 24 de julio de 1946, dentro de un taxi que se dirigía hacia el Hospital Saint Antoine. A raíz de la denuncia de una vecina, le es retirada la custodia a su madre bajo orden judicial y es enviado, a la edad de seis años, al orfanato Saint Vincent de Paul, ubicado en París, donde separado de su familia intentaría escaparse varias veces. 

Conocería así a siete familias que le brindarían refugio y apoyo —guardó gratas memorias de su primera «madre adoptiva»—; sin embargo es a la escasa edad de 11 años cuando en 1957 conoce a quien seria su padre espiritual: el Abad Angrand, cura del condado de Berry (tierra natal de George Sand). La influencia del Abad en René será decisiva en el futuro del cantante, dado la esmerada educación que le otorga además del alto sentido humano y espiritual que logra imbuir en él —Angrand le insiste rezar siempre por su madre—. 

A los trece años Hervé logra obtener su certificado de estudios. Pero a los 14 decide que la música es su futuro —fue un apasionado radioescucha—. A pesar de ello, el Abad diría: Lo quise como nunca quise a algún niño del mundo y lo vi crecer. tenía una sonrisa encantadora y no sé porque siempre venía a mí buscando quizá consuelo y ánimo. Aconsejado del Angrand, Hervé sale a París en busca de empleo, trabajando en un bar. Conoció a Daniel Cordier quien también ejerce influencia en el, el camino se ha iniciado. Se desempeñó como vendedor de discos también. 

No es sino hacia mediados de los sesenta que conoce personalmente a la gran cantante Dalida quien lo amadrina y lo lleva de la mano a convertirse en estrella de la música francesa. Al mismo tiempo adopta el nombre artístico que se le conoció. En 1967 confesó públicamente su homosexualidad, convirtiéndose en el primer artista francés en confesar públicamente dicha orientación sexual. 

Vagando por el metro de París, Herve se encontró con un póster publicitario de Capri, que lo inspiro para escribir su canción inmortal. Rápidamente el tema logra colocarse en las listas de popularidad de Francia, partiendo posteriormente en gira artística al lado de Salvatore Adamo. Ya para 1966 la canción ha rebasado las fronteras del idioma y se convierte en un hit internacional, junto con el tema «Aline» de su coterráneo el cantante Christophe. El éxito lo lleva a México y a Río de Janeiro (allí conoce al gigante francés Maurice Chevalier en 1968). Durante este tiempo aprende y perfecciona su español, llegando a grabar cerca de 33 LPs que lo consagran en el mundo de la música hispanoparlante. 

 Ya consagrado como cantante Hervé y transcurridos 20 años, debido al interés particular de un periodista, Jean Dolí, quien al conocer su historia, se dio a la tarea de localizar a la madre de Villard, todo el equipo del diario France Dimanche organizó el encuentro, efectuándose después de una gira por Verdún. Vivió cuatro años con ella, no logrando establecer un vínculo firme; sin embargo siempre se mantuvo pendiente de ella. Blanche finalmente moriría en 1981.

No hay comentarios:

Publicar un comentario