domingo, 12 de agosto de 2012

HUGO DEL CARRIL


Cantante, Actor, Guionista, Productor, Director de cine

Hugo del Carril (Buenos Aires, 30 de noviembre de 1912, 13 de agosto de 1989), cuyo nombre real era Piero Bruno Hugo Fontana fue un productor, director de cine, actor, guionista y cantante argentino.

Hugo del Carril nació en el barrio de Flores,en Buenos Aires,en la casa ubicada en San Pedrito 256. Sus padres, inmigrantes italianos, fueron Orsolina Bertani (nacida en Reggio Emilia) y Ugo Fontana (nacido en Milán y de profesión arquitecto). Cuando del Carril aún era un niño, sus padres se separaron y el pequeño quedó al cuidado de su madre y de su abuela (María Giglioli). Cursó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional Mariano Moreno. En 1927 y con apenas 15 años realizó una de sus primeras presentaciones con los Hermanos Leguizamón, bajo el seudónimo de Pierrot. Mientras, y para mantenerse, trabajó como operario en una fábrica de jabón y en una cristalería. 

También usó el seudónimo Alejo Pacheco Ramos. A la par incursionó como locutor radial y «estribillista» (cantante que en las décadas de 1920 y 1930 sólo cantaba el estribillo de cada tango, que se tocaba todo instrumental). Por esa época viaja frecuentemente a Pocitos (Uruguay), para visitar a su abuelo, Orsini Bertani; sociólogo, creador y editor de la revista "La Pluma" , expulsado de Argentina por su militancia anarquista. En 1930 conoció a Roberto Acuña, que integraba el radioteatro Chispazos de tradición, que lo llevó por primera vez a Radio Nacional. Juntos formaron el dúo Acuña-Del Carril que terminó cuatro años después cuando Acuña falleció. Debido a esa circunstancia el cantor pensó en abandonar la carrera e incluso asistió a una escuela nocturna para estudiar taquigrafía convirtiéndose después en el 1er. taquigrafo en el Congreso de la Nación, pero sus amigos lo instaron a continuar, y en 1935 llegó a Radio del Pueblo como solista. Su primer contrato fue por 180 pesos mensuales. 

Un año después debutó en Radio El Mundo interpretando Guitarra, guitarra mía. Trabajando allí conoció a Tito Ribero, que se transformaría en su colaborador musical permanente. En 1937 el cineasta Manuel Romero lo contrató para grabar uno de sus tangos, Tiempos viejos, en la película Los muchachos de antes no usaban gomina, donde actuó junto a Florencio Parravicini, Mecha Ortiz, Santiago Arrieta y Sabina Olmos. Por entonces el sello Lumiton lo contrató para filmar tres películas, la primera de ellas La vuelta de Rocha junto a Amanda Ledesma, a la que siguió Tres anclados en París y Madreselva. En esta última conoció a Ana María Martínez, luego llamada Ana María Lynch, con la que vivió una tormentosa relación. Mientras su fama de galán y actor de carácter crecían, Del Carril participó en La vida es un tango y protagonizò , Gente bien, El astro del tango , Confesión y protagonizò La vida de Carlos Gardel. En 1941 batió record de taquilla con La canción de los barrios, En la luz de una estrella y Cuando canta el corazón. 

En 1943 filma La pasión imposible y La piel de zapa, y conoció al por entonces ministro de Guerra, Juan Domingo Perón, a quien entregó una carta del presidente mexicano Manuel Ávila Camacho. En 1944 comparte honores con Luis Sandrini en la cinecomedia Los dos rivales. En 1945 se estrenó La cabalgata del circo, con María Eva Duarte. «Con ella hablábamos de muchas cosas, pero especialmente de las necesidades de la gente humilde. Ella se sentía predispuesta a esa gente por su origen que jamás negó», decía el actor. Al año siguiente, en México, protagonizó Canción desesperada y La noche y tú con singular éxito. Aquí se lució interpretando Compadrón, Che, papusa, oí y Pobre mi madre querida, leit motiv de la película que luego filmaría. Durante un viaje a México salió a desmentir su propia muerte. El rumor, el primero de una larga seguidilla, lo implicaba a él y a su compañera Ana María Lynch, en un accidente de tránsito. 

En 1949 escribiò, protagonizó, dirigió y produjo Historia del 900, en la que formó pareja con Sabina Olmos. Ese mismo año grabó la 'Marcha Peronista «La grabé por convicción y por pedido expreso del general Perón, aún sabiendo que sería más recordado por la marcha que por los tangos que he grabado», diría tiempo después. Al año siguiente protagonizó El último payador, personificando a José Betinotti. En 1952, con Las aguas bajan turbias alcanzó el mayor éxito de su amplia filmografía. El guion pertenecía al militante comunista antiestalinista Alfredo Varela, que había sido encarcelado durante el gobierno peronista y desde la cárcel colaboró con la adaptación. Pero Raúl Alejandro Apold, secretario de Prensa y Difusión, prohibió que Del Carril cantara en Radio Splendid, tildándolo de «comunista». Del Carril intercedió ante Perón por Alfredo Varela: «¿Por qué está preso?» preguntó el entonces presidente. «Por orinar frente a la embajada de los Estados Unidos», contestó el artista. Luego de reírse, el general respondió: «Mire, al final somos todos un poco comunistas, si al final lo que buscamos es la justicia social». Varela fue liberado inmediatamente.1 En 1953 dirigió y actuó en El negro que tenía el alma blanca. Dos años después protagonizó Vida nocturna, y La Quintrala. Esta última, estuvo muy poco tiempo en las salas, porque en 1955, días después del estreno, estalla la revoluciòn en Argentina que, tras el derrocamiento de Perón crea una Comisión investigadora del cine: algunas las figuras, entre las que estaba Hugo del Carril, fueron detenidas. Estuvo preso durante cuarenta y un días, sus películas fueron prohibidas, lo mismo que sus actuaciones. 

En 1956, estaba filmando Más allá del Olvido cuando un comando militar, irrumpe en su domicilio a altas horas de la noche y es detenido nuevamente; ahora en la ex penitenciaria de Avenida Las Heras. Un año después, protagonizó junto a Gilda Lousek Una cita con la vida. Inmediatamente se los ligó sentimentalmente. En Montevideo —junto a ella y la madre de Del Carril, Orsolina Bertani de Fontana— sufrió un infarto de miocardio y tras haber pasado dos meses en carpa de oxígeno, al regresar a Buenos Aires, ya restablecido, le pide a su madre y dos de sus hermanas que vivan con él en su departamento de la calle Cerrito y Juncal, hasta que conoce a Violeta Curtois y decide vivir junto a ella, por lo que su madre y sus hermanas vuelven al departamento que él les había regalado en la calle Moreno al 1600. En 1960 dirigió y actuó en Culpable. En 1962 dirigió y protagonizó Amorina y Esta tierra es mía, las dos junto a Tita Merello que, luego de los rodajes, aseveró: «Ni sueñen que es fácil trabajar con él. Hugo es muy exigente. Con él hay que ensayar y ensayar, y sólo cuando considera que se ha alcanzado el punto ideal, se pasa a filmar». A fines de ese año Hugo sufrió un accidente automovilístico en la ruta a Tandil. Nuevamente se habló de su trágica muerte. 

El 3 de mayo de 1963 nació Marcela Alejandra Fontana, primer fruto de su amor con Violeta. Ese mismo año, dirigió y protagonizó La calesita, La sentencia y Buenas noches, Buenos Aires. En esta última, el primer musical en colores de Argentina, reunió a figuras como Beba Bidart, Néstor Fabián, Virginia Luque, Mariano Mores, Jorge Sobral, Julio Sosa y Aníbal Troilo entre otros. Pero el esfuerzo no es reconocido y el Instituto Nacional de Cinematografía lo excluye de la delegación argentina que se presenta en un festival de Acapulco (México). El 26 de octubre de 1965 nació su segundo hijo, Hugo Miguel, y apenas un año después nació nuevamente una niña llamada Amorina. Cuatro años después, Del Carril, que había sido papá nuevamente, esta vez de Eva, fue convocado para protagonizar El día que me quieras, un sentido homenaje a Carlos Gardel. También concretó dos largometrajes dirigido por Enrique Carreras: Viva la vida y Amalio Reyes, un hombre. En 1971 firmó un contrato de exclusividad con Canal 11 donde encabezó Tango Club. Al mismo tiempo continuó presentándose en la Carpa del Pueblo, una exitosa idea que compartió con Saulo Benavente. En el mes de octubre en la Iglesia de la Inmaculada Concepción, de Cabildo y Juramento, Hugo y su esposa Violeta bautizaron a todos sus hijos. Marcela, la mayor de los cuatro, apadrinada por Juan Domingo Perón, que desde el exilio envió a Jorge Daniel Paladino, en representaciòn suya. Un año después Hugo del Carril y Tita Merello debutaron en una carpa instalada en Mar del Plata con gran éxito. 

En 1973 protagonizó Siempre fuimos compañeros. Por ese entonces y superada su prohibición política se estrenó La mala vida. En 1975 dirigió Yo maté a Facundo, filme con el que se despidió del cine como director, dado que tras el derrocamiento de la presidente, María Estela Martínez de Perón, asume el gobierno de facto y fue nuevamente prohibido. En 1986, en el Teatro Presidente Alvear fue nombrado Ciudadano ilustre de la Ciudad de Buenos Aires. Sin poder superar la pérdida de su compañera, fallecida el 12 de abril de 1986, el 16 de enero de 1988 Hugo del Carril ingresó a la sala de terapia intensiva del Hospital Privado de Mar del Plata con un complejo cuadro de infarto de miocardio. Raúl Matera, su amigo y médico, señaló: «Su vida está supeditada únicamente a su corazón». 

La recuperación fue lenta y progresiva, lo suficiente para asistir el 9 de septiembre de ese año a un homenaje que se le realizó en el Luna Park, al cumplirse 50 años de su primera actuación. Sin embargo, murió el 13 de agosto de 1989 a las 19. en el Hospital Alvarez, a causa de una descompensación cardíaca. Fue velado como Ciudadano Ilustre en el Salón de los Pasos Perdidos del Concejo Deliberante porteño. Sus restos descansan actualmente junto a los de su compañera Violeta Curtois en una bóveda en el cementerio de Olivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada