domingo, 23 de septiembre de 2012

JULIO BOCCA


Bailarìn de ballet

Julio Adrián Lojo Bocca, más conocido como Julio Bocca (Munro, 6 de marzo de 1967) es un bailarín argentino, reconocido a nivel mundial. Actualmente reside en Uruguay donde se desempeña como Director del Cuerpo de Baile del SODRE, designado por José Mujica. Julio Bocca ha bailado como Artista Invitado en el Royal Ballet de Londres, el Bolshoi de Moscú, el Kirov de Leningrado, Alla Scala de Milán, la Zarzuela de Madrid, el Royal Danish Ballet de Dinamarca, el Ballet de la Opera de Oslo, el Stuttgart Ballet de Alemania, el Ballet de la Opera de París, el Teatro Municipal de Santiago de Chile, el Nacional de México y el Teatro Colón de Buenos Aires. Bocca solía acompañar a la bailarina argentina Eleonora Cassano. Se retiró como bailarín profesional en un espectaculo público y gratuito en Buenos Aires, el 23 de diciembre de 2007 

 Nace en Munro, Buenos Aires, a la edad de cuatro años su madre (Nancy Bocca) le enseña sus primeros pasos en el estudio que ella dirigía. A los siete entra en la Escuela Nacional de Danza y un año después al Instituto Superior de Artes del Teatro Colón. Destacado como un niño prodigio, ingresó la Compañía de Ballet de Cámara del Teatro Colón en 1981, y un año después actuó como solista en un espectáculo dirigido por Flemming Flindt. Debuta como solista en 1982 en el Teatro Teresa Carreño de Caracas, y en 1983 en el Teatro Municipal de Río de Janeiro. 

En 1985, con tan sólo 18 años de edad, ganó la medalla de oro en el Concurso Internacional de Ballet en Moscú y en 1986 fue invitado al American Ballet Theatre por Mikhail Baryshnikov. Sus primeros maestros fueron, José Parés, Ninel Julttyeva, Karemina Moreno, María Luisa Lemos, y luego perfeccionó su técnica con Gloria Kazda Black, Lidia Segni y Wilhelm Burmann. A los 18 años ganó la Medalla de Oro en el 5º Concurso Internacional de la Danza de Moscú (el más importante del mundo), lo cual le dio la posibilidad de tener una proyección internacional de su carrera. Es así que en 1986 Mikhail Barychnikov lo convocó para ingresar como Primer Bailarín en el American Ballet Theatre, donde permaneció hasta entonces. 

En 1990 alcanzó su sueño de crear su propia compañía de ballet, el Ballet Argentino, del que es su director artístico desde 2005, con presentaciones regulares en varias partes del mundo. Algunos de los espectáculos que presenta la compañía de Bocca se han destacado por la mezcla del ballet con el tango, una combinación que suele ser bienvenida por el público. 

En 1998 fundó, junto al coreógrafo y director Ricky Pashkus, la Escuela de Comedia Musical. En marzo de 2007 salió a la venta en Argentina su biografía, publicada por la editorial "Aguilar": "Julio Bocca, la vida en danza" (ISBN: 978-987-04-0645-7), escrita por Angeline Montoya (periodista independiente). Y en Diciembre de ese año se despedide como bailarín profesional, en un espectaculo público y gratuito en Buenos Aires. El 23 de marzo de 2010, el presidente de Uruguay, José Mujica lo designó como director del Cuerpo de Baile del SODRE, órgano estatal uruguayo. 

Para despedir su carrera profesional de 25 años, Julio Bocca brindó un espectáculo al pie del Obelisco porteño, acompañado de otras figuras de la danza a nivel mundial, al aire libre y gratuito, que convocó a más de 300.000 personas. El escenario tenía 900 m² y cinco pantallas gigantes. Entre los bailarines que lo acompañaban estaban: Maximiliano Guerra, Eleonora Cassano, José Manuel Carreño, Manuel Legris, Hernán Piquín, Tamara Rojo, Victoria Blanza, Lucas Oliva y Viviana Vigil. También estuvieron compartiendo el escenario algunos cantantes y músicos como: Mercedes Sosa, Lito Vitale, Diego Torres, Sandra Mihanovich y La Mona Jiménez. 

El evento abrió con el pas de trois de El Corsario, abordando luego ballet, tango, jazz y folklore. Bocca, aprovecho la ocasión para declara que deja de bailar pero que continuará al frente del "Ballet Argentino" del que es fundador y seguirá con la conducción artística del Teatro Maipo de Buenos Aires (que es de su propiedad en sociedad con el productor teatral Lino Patalano). En la ovación se oían voces que gritaban "Julio no se va", luego de tres horas de espectaculo se dirigió al público para despedirse, diciendo: "Fue una noche maravillosa, gracias y hasta siempre".

No hay comentarios:

Publicar un comentario