domingo, 7 de octubre de 2012

JUAN CARLOS MARECO



Conductor de radio y televisión, Comediante, Cantante, Escritor, Compositor, Actor

Juan Carlos Mareco Iturburúa, conocido como "Pinocho" (Carmelo, Uruguay, 20 de enero de 1926 – Buenos Aires, 8 de octubre de 2009), fue un destacado conductor de radio y televisión, comediante, cantante, escritor, compositor y actor uruguayo radicado en la Argentina, donde realizó su carrera. Hizo famosa la expresión cómica «azul quedó». Actuó en 11 películas. Ganó ocho veces el Premio Martín Fierro, cuatro por su trabajo individual y otras cuatro en equipo.

 Nacido en Carmelo (Uruguay), tras finalizar sus estudios secundarios en esta ciudad, obtuvo una beca para estudiar abogacía en Montevideo, donde vivió en una pensión. En la capital uruguaya se hizo notar por sus grandes condiciones de comediante e imitador, por lo que fue invitado a integrar la Troupe Ateniense, una compañía teatral integrada por estudiantes que dirigía Ramón El Loro Collazo. Luego fue contratado por Radio Carve, donde el humorista y escritor uruguayo Wimpi le puso el apodo artístico de «Pinocho» e inició su carrera en 1943 debutando en el Teatro Dieciocho de Julio (de Montevideo), donde encabezó su propia compañía con la obra de Wimpi El hombre más lindo del mundo. En 1949 integró el elenco de una producción uruguaya dirigida por Adolfo L. Fabregat llamada Detective a contramano'. Luego viajó a Buenos Aires donde continuó con su carrera, pero seguía estudiando Derecho en Montevideo y filmó un año después El otro yo de Marcela, donde se destacó, al igual que en ¡Arriba el telón!, a principios de los años cincuenta. Su primer protagónico en cine lo tuvo en 1954 en Su seguro servidor, además condujo el programa Gran Hotel Panamá en Canal 7, oportunidad en que popularizó la expresión «azul quedó», título de una canción que interpretaba. Otros de sus programas más populares fueron El Topo Gigio, Cordialmente, Pinocheando y El show de Pinocho. 

En 1957 encabezó en el Teatro Cómico Canallita pero simpático, de Germán Ziclis, que fue considerada una de sus mejores labores en este medio. Filmando Una americana en Buenos Aires, actuó junto a Amelia Bence en Maribel y la extraña familia, siendo dirigidos por Cecilio Madanes en los teatros Odeón y El Nacional. Intervino en temporadas revisteriles, radiales y televisivas. Trabajó en España entre 1962 y 1965, donde estuvo al frente de un programa en TVE, circunstancias en las que entabló amistad con Joan Manuel Serrat y fue quien, según reconoce el cantautor, le sugirió comenzar a cantar en español. A principios de los años setenta trabajó en Israel con su esposa Mariquita Gallegos. En 1974 fue designado como interventor de Canal 9, donde permaneció 3 meses. Durante los peores años de la dictadura militar (1976-1983) se le prohibió trabajar, debido a lo cual aprendió a hablar ídish para animar fiestas infantiles, retornando en 1979 a la TV argentina en Canal 11, donde condujo Tango y Goles. En 1982 reapareció con otro éxito suyo de radio y TV: Cordialmente. Mareco ha declarado que siempre ha deseado instalarse y trabajar en Uruguay, pero que se ha sentido desilusiondo por la falta de interés manifestado en su patria de nacimiento. Además de haber recibido ocho premios Martín Fierro, en 1972 ganó el premio Ondas de España y en 1979 le entregaron la Palma de Hollywood en Los Ángeles (EE. UU.). También se destacó como compositor musical: A una novia, es la canción suya más destacada en el ambiente folklórico, e incursionó en otros géneros, como cantante de la Jazz Casino Orquesta dirigida por Tito Alberti, con la que grabó dos álbumes. Estuvo casado en cuatro oportunidades. Fueron sus esposas la actriz Miriam Sucre y la vedette y actriz Mariquita Gallegos. El artista contrajo enlace en 1988 con Elena Luisa Galtieri, con quien llevaba 13 años de convivencia y que resultó la definitiva mujer de su vida. Retirado de la actividad, residió en Buenos Aires en una residencia geriátrica. El 8 de octubre de 2009 falleció a los 83 años víctima del mal de Alzheimer. Sus restos fueron inhumados en el Jardín de la Paz en Pilar. Desde su actuación cómica, hizo famosa la expresión «azul quedó», a raíz de una canción del mismo título compuesta por Wimpi que él mismo cantaba, y que luego sería versionada también por otros artistas como la Mona Jiménez. Cantó con la Jazz Casino Orquesta dirigida por Tito Alberti y grabó dos álbumes musicales. La risa es fundamental... Papá siempre creyó en la sonrisa. Le habían cortado la pierna por una artrosis y tenía tanto sentido del humor que cuando estaba en el sanatorio vino Martín Zabalúa [Tincho Zabala, 1923-2001], que era muy amigo, y cuando entra a la piecita y ve la sábana de la derecha vacía, Zabalúa se puso a lagrimear, y Papá le dice: «No, Vasco, dejá que lloren los zapateros de Carmelo que ahora voy a gastar un solo zapato». Siga estudiando [dijo Wimpi] ¡Pero busquemos un seudónimo para que pueda, además, trabajar en la radio! Seudónimo de animalito no sirve —me dijo—: ya está Pepe Iglesias, El Zorro, en Buenos Aires. Pensemos en Pinocho, el muñeco de madera, sin voz, fabricado por Gepetto. Supongamos que Pinocho le roba el alma a una calandria (la calandria, ave sin canto propio, imita a otros pájaros), para tener voz... Fue así, con esa alegoría tan wimpeana, que empecé mis imitaciones llamándome Pinocho. Un día fui a Córdoba a trabajar, para un instituto de niños ciegos (habrá cosas conmovedoras, ¡pero un chiquito ciego...!) Los divertí lo mejor que pude. Los chicos me rodearon y se pusieron a cantarme, ellos a mí, canciones mías, de las primeras. Y yo lloraba. Ellos no me veían, claro. Cuando subí al ómnibus ya estaba convencido de que la misión mía era esa: entretener a los que les hacen falta sonrisas. 

Libros. Y tengo una ilusión (poesía). Buenos Aires: Vergara, 1987. Como poeta, también escribió las letras de los tangos "Farolero", "De qué te quejás", "Yo quiero un tango" y "Despedida". Su canción (en coautoría con Alfredo Alfonso) A una novia (la Luna que es caprichosa), interpretada inicialmente por él mismo, gozó de gran popularidad y se instaló en el cancionero folklórico argentino. Hizo famosa la expresión cómica «azul quedó», proveniente de una canción del Wimpi del mismo título que él cantaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario